Recreaciones

——INTRODUCCIÓN

——Este trabajo, que inicialmente lo titulé Viaje de un poeta, se basa en recrear con mi particular sensibilidad famosos textos universales de la literatura, que han ido dejando en mí una profunda huella.

  • Así, en El Cantar de los cantares, recreo el amor con algunas pinceladas de Santa Teresa y de San Juan de la Cruz.
  • En Isaías, el amor de Dios, la ceguera de los escribas de Israel, la santa ira del profeta y la épica conversión que Yahvé les pide.
  • En Don Quijote de la Mancha, cabalgo feliz en los discursos de Don Quijote y Sancho.
  • En Cien años de soledad, recreo el amor en un escenario a veces entrañable y a veces telúrico.
  • En Platero y yo, la invisible invasión de la ternura, que, como el aire, todo lo llena.

Murcia, 1 de  mayo de 2002
César Herrero Hernansanz

EL CANTO DEL GRILLO

El primer canto del grillo,
en el suave crepúsculo,
es vacilante, bajo y áspero.
Lentamente, muda de tono,
aprende de sí mismo.
Asciende, escalón a escalón,
la escalera del pentagrama
canto a canto, grillo a grillo,
como si fuera buscando
la armonía de lugar y hora.
Desperezando al limpio cielo,
su canto es el dulzor melodioso
del cascabel seco y libre,
marcando el rutilante baile
a estrellas y astros.
Y uniendo su canto miles,
¡oh praderas del Guadiana!,
suma el contrapunto de croares
de ocultas legiones de ranas,
que, cual coro de habaneras,
elevan sus suspiros,
nunca acabados,
a la luna grande de abril.
Tocan la sinfonía más idílica,
Que nunca humano hubiera soñado.

Verano de 1994
César Herero Hernansanz
Recreaciones